Entrada

Hay pocas cosas mejores que la piel suave y delicada de un recién nacido... y son pocas cosas peores que un niño malhumorado e irritado por la rozadura de pañal, costra láctea o alguna otra condición de la piel.  El cuidado de la piel de tu bebé puede ser simple si sabes la manera correcta de tratarla y sabes qué buscar.

Posteado por Claudia Andrade el 11 / 04 / 2012

Comentarios


(requerido, no mostrado)