Educando con instinto maternal

Escrito por:

Marixsa

Marixsa Rodríguez es mamá que trabaja en casa criando a sus dos pequeños y escribiendo su blog mamaboricuaenbrooklyn.com.

Conéctate con Marixsa en su blog www.mamaboricuaenbrooklyn.com o por Twitter @marixsa

INICIO

La maternidad ha traído consigo un sinúmero de emociones, sentimientos y realidades, algunas inesperadas, otras totalmente deseadas y bienvenidas en mi vida.

Me he sorprendido ante la capacidad inmensa que tengo de dar y dar hasta el cansansio sin la menor esperanza de recibir nada a cambio. No sabía que era capaz de éste amor inexplicable que le tengo a mis hijos. Y de como he aprendido a abrazar el desveo y olvidarme de lo que es dormir profundamente.

Sin embargo la maternidad me ha otorgado la dulce dicha de ser la admiradora oficial de mis hijos. He sido observadora fervorosa de la niñez desde siempre. Desde antes de convertirme en madre, me sorprendía la capacidad increible de exploración y curiosidad que residía en los niños, y cómo su curiosidad les guía inevitablemente a aprender.

Por eso la educación en el hogar es una opción natural para mí, porque me apasiona ver a mis hijos crecer, explorar y aprender por su cuenta. Porque me gusta que se ensucien las manos en la cocina y que le brillen los ojos frente al campo abierto del parque justo antes de empezar a explorar y aprender.

Aquí les comparto lo que mi instinto (y algo de lectura y estudio) me han dictado en mi experiencia de enseñanza en el hogar:

  1. Aprender es natural

  2. Estoy ahí para contestar el sinúmero de preguntas que me hacen, pero ellos aprenden solos. Su curiosidad es capaz de descubrir, y absorber su medio ambiente, y yo estoy cerca para guíarlos. Aprovecho estos años de edad temprana para educarme a mí misma: en las etapas de desarollo del niño, en las filosofías de enseñanza, en los modos de aprendizaje, en las materias que necesito aprender más. También cultivo mis propios talentos, el arte, la escritura, la lectura. No sólo necesito “tener para dar” sino que también soy modelo para mis hijos.

    Aprender01

  3. El juego de los niños es su trabajo

  4. Esta idea es tomada de Maria Montessori, quien observó que por medio del juego los niños aprenden. Sus manos son el intrumento más importante, luego su imaginación. Se les debe dejar explorar libremente con sus manos como parte de sus juegos. También se les debe dejar trabajar: ayudando en casa, cuidando de sí mismos, alimentándose y ayudando a preparar sus alimentos. De modo que podemos también decir que el trabajo de los niños es jugar.

    Aprender02

  5. El ritmo de los días los orienta

  6. Es un trabajo continuo encontrar el ritmo apropiado para cada familia. Tengo establecidos horarios bastante fijos para los alimentos, siesta o descanso, lecturas y sueño. El ritmo del resto del día va progresando orgánicamente y trato de no alterar nuestro ritmo natural que poco a poco va tomando forma y consistencia.

    Aprender03

  7. El espacio apropiado propicia el aprendizaje

  8. El espacio de aprender debe ser organizado, limpio y sencillo; un trabajo de todos los días, en el que se involucra a los niños. Es escencial mantener el orden y sencillez de los juguetes e instrumentos musicales, papeles y materiales que usamos todos los días. Menos es más, cuándo se trata de invertir tiempo de calidad en explorar y aprender.

    Aprender04

    Mi instinto de madre también se traduce a instinto de maestra y proveedora, pero también de estudiante, coordinadora y compañera.

    ¿Que piensas de la enseñanza en el hogar? ¿Es para ti también un instinto natural? Comparte con nosotros en nuestra página de Facebook o por Twitter.

    logo-medium

    Sana sana colita aliviada. Pasta Lassar es tu pomada.

Posteado por Claudia Andrade el 20 / 09 / 2012